Yapeyú: homenaje al agricultor que como granadero sobrevivió al bombardeo del 55

Yapeyú: homenaje al agricultor que como granadero sobrevivió al bombardeo del 55
Yapeyú: homenaje al agricultor que como granadero sobrevivió al bombardeo del 55

Los integrantes de la Unidad Nacional de Granaderos están congregados en Yapeyú para participar de los actos conmemorativos del 241 aniversario del natalicio del general José de San Martín. En este contexto, hoy compartirán un almuerzo de camaradería y también rendirán un homenaje especial a Lázaro Navarro, un chaqueño con raíces correntinas que sobrevivió al bombardeo del 16 de junio de 1955.
Resistir es un verbo que se repite de manera constante en la vida de quien ahora transita sus 84 años de vida bajo el cielo de Quitilipi (Chaco), donde lo cuidan sus hijas. 
En esas tierras que desde joven cultivaba, pero de la que emigró para hacer el servicio militar obligatorio. “Me asignaron al Regimiento de Granaderos a Caballo que funciona en Buenos Aires”, recordó Navarro en diálogo con El Litoral.
Por estar cumpliendo tareas allí, cuando él junto con otros granaderos fueron enviados a la Casa Rosada para reforzar la seguridad “porque había amenazas de que iban a tomarla”.
En aquellas jornadas, Lázaro estaba apostado “en la puerta sobre la calle Balcarce y ese día se tenía que concretar nuestro relevo. Pero lamentablemente los granaderos que venían en un camión sufrieron las consecuencias del bombardeo. Murieron nueve, algunos dentro del mismo rodado, otros después”, rememoró.
Entre los que perdieron la vida “estaba uno de mis compañeros que era oriundo de Villa Angela (Chaco)”, acotó. A quien luego trasladaron hasta su tierra natal.
Una tarea que lideraron Navarro junto con otro granadero chaqueño, Rosendo Silvestri (Sáenz Peña).
Fue una jornada triste, sostuvo Lázaro, quien  acotó que después tomaron conocimiento del número de víctimas del bombardeo “porque cuando se escucharon los estruendos se cerraron las puertas de la Casa de Gobierno. Nuestro rol como granadero era proteger al presidente (Juan Domingo Perón) por la investidura que este tenía”, contó.
Después de aquel hecho, él junto con otros granaderos permanecieron en la Casa Rosada hasta el 19 de junio.
En reconocimiento a su actuación en aquellas circunstancias adversas para la vida institucional del país, hoy a la tarde, la Unidad Nacional de Granaderos le rendirá un homenaje en Yapeyú, la cuna del creador del Regimiento de Granaderos a Caballo.

Resistir
Tras culminar el servicio militar obligatorio en 1956, Lázaro regresó a su terruño. Allí siguió su oficio de agricultor “hasta que la inundación del 61 fundió todo y no me quedó otra que emigrar”, recordó.
Junto con su familia se mudó a Rosario. Una ciudad en la que, durante 14 años, trabajó en el Servicio Penitenciario. Pero debido a problemas personales consideró que lo mejor era volver al Chaco para continuar allí con la crianza de sus cinco hijas.
Cuando pensaba que había logrado superar múltiples obstáculos y con la invitación de sumarse a la “revolución productiva” de la década del 90, Navarro solicitó un crédito “en aquel momento de unos 10 mil australes”. Pero “todo fue una falsa promesa, nuestra producción (algodón) no valía nada y llegó un momento que no tenía cómo pagarle al banco”.
“Fueron tiempos difíciles porque se iban a quedar con el campo. Por eso mi hermano vendió uno que tenía en El Impenetrable  y con eso levantó la hipoteca”, manifestó Lázaro, que después de aquella experiencia se dedicó “a hacer changas con el tractor. Y en el 2005 me jubilé”.
Por estos días, se dedica a disfrutar del cariño de sus hijas y de sus seres queridos. Y hoy recibirá un plus especial con el homenaje que le brindarán granaderos de distintos lugares del país que se congregaron en Yapeyú.

FUENTE : El Litoral