Mendoza se opone al decreto de Alberto Fernández y no acatará el regreso a Fase 1

Mendoza se opone al decreto de Alberto Fernández y no acatará el regreso a Fase 1

El gobernador de Mendoza, Rodolfo Suárez, anunció hoy que se opondrá a volver a Fase 1 de aislamiento social ante la pandemia, tal como lo planteó el decreto del presidente Alberto Fernández para la nueva etapa de cuarentena en 18 provincias.

"No vamos a volver a fase 1 en Mendoza, seguiremos como veníamos”, anunció Suárez en conferencia de prensa luego de una reunión que mantuvo anoche con intendentes de localidades afectadas por el COVID-19 y tras una charla con el gabinete de urgencia que convocó esta mañana.

De esta manera, el gobernador de Mendoza dijo que su provincia explicó que hizo una interpretación del decreto que presidencial y evaluaron que en “más del 98% de las actividades se pueden sostener” bajo la misma situación de aislamiento que se venía llevando hasta ahora.

Suárez dijo que mañana viajará a Buenos Aires para mantener una reunión con el presidente Alberto Fernández, con el objetivo de analizar las diferencias que tiene con la Nación por los alcances de la nueva etapa de cuarentena.

Vemos en el decreto presidencial que hay muchas zonas grises que hay que aclarar. Se habla de departamentos y no de conglomerado urbano. Hoy los mendocinos pueden trabajar y vamos a defender el empleo. La apertura económica hay que defenderla porque no podemos vivir en confinamiento permanente", dijo el mandatario mendocino.

Así, Suárez reafirmó: “El esfuerzo que hicimos lo vamos a mantener y no vamos a volver a Fase 1”.

De esta manera, Suárez se desmarcó de la Casa Rosada y si bien dijo que “somos respetuosos de las instituciones”, admitió “diferencias” con la Casa Rosada que en los hechos se traducirán en una continuidad de las actividades en varias localidades de Mendoza, en contra de lo que plantea el decreto 792/2020 firmado por Alberto Fernández para la nueva etapa de cuarentena en 18 provincias.

Después de haber estudiado el decreto del Presidente determinamos que en Mendoza seguimos como estamos con las libertades que manteníamos hasta ahora”, dijo el gobernador Suárez.

Pero el mandatario mendocino aclaró que para no incumplir el DNU presidencial y “dentro del margen de la interpretación de esa norma que tiene que ver con nuestra estrategia vamos a seguir restringiendo algunas actividades”.

Así, Mendoza anunció que mantendrá las mismas actividades económicas y flexibilizaciones tal cual están vigentes, salvo las reuniones familiares y las congregaciones en templos religiosos, que deberán esperar a la autorización de la Nación cuando Suárez se reúna mañana con el Presidente y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

El gobernador de Mendoza aclaró que se regresará al esquema de salidas programadas de la gente por terminación de DNI, debido a que la fase de ASPO exige menor circulación en las calles. Es decir, 1, 2, 3, 4 y 5 los días lunes, miércoles, viernes y domingos por la mañana; y 6, 7, 8, 9 y 0 los días martes, jueves, sábados y domingos por la tarde. El fin de semana pasado, esta disposición se había eliminado.

Suárez añadió que continúan habilitados los restaurantes con atención presencial, turismo interno y clubes al aire libre, al igual que los comercios en general.

Las nuevas medidas aplican sólo en ocho departamentos de Mendoza: Capital, Guaymallén, Godoy Cruz, Luján, Maipú, Las Heras, Tunuyán y Tupungato. El resto de la provincia sigue en fase de distanciamiento social.

El decreto de Alberto Fernández ordenaba que Gran Mendoza y Valle de Uco -excepto San Carlos- deberán volver desde hoy y hasta el domingo 25 de octubre a la fase aislamiento social, preventivo y obligatorio.

“El sistema de salud está con elevada tensión, principalmente en Capital, presentando una ocupación de camas de UTI, en toda la provincia, del 81%, alcanzando al 92% en el Gran Mendoza”, destaca el Presidente entre sus fundamentos del DNU publicado esta madrugada. Además, precisó que Tunuyán, Tupungato y San Carlos ahora tienen transmisión comunitaria de Covid-19.

Pero Suárez rechazó definitivamente la idea de la Nación de dar marcha atrás a las flexibilizaciones de las actividades. Argumentó en ello que Mendoza transita una “meseta” de los casos positivos de COVID-19 en las últimas semanas, con casos diarios que van entre los 500 y 600 positivos.

Así, el mandatario de Mendoza aclaró que gracias al “amesetamiento”, la tasa de duplicación pasó de 13 días, momento en el que la provincia estuvo más complicada, a 34 días. Lo mismo con las estadísticas de positividad de los casos, que bajó de un 48% a un 35%.

La decisión de avanzar en una nueva etapa de cuarentena con restricciones en al menos 18 provincias se definió el viernes por la noche tras una videoconferencia que Alberto Fernández mantuvo con todos los gobernadores y tras un anuncio que se hizo en la Casa Rosada del jefe de Estado junto con los gobernadores Gerardo Morales (Jujuy), Omar Gutiérrez (Neuquén) y Omar Perotti (Santa Fe).

En la conferencia de prensa que hoy ofreció el gobernador de Mendoza admitió que durante el diálogo que hubo con el Presidente surgieron diferencias de opinión. “Hay que seguir discutiendo y lograr consensos. Pero hay que pensar en el trabajo de los argentinos y en lo que sea mejor para la gente”, concluyó el gobernador Suárez.

fuente Infobae