El Gobierno autorizó el cultivo y la venta en farmacias del aceite de cannabis

El Gobierno autorizó el cultivo y la venta en farmacias del aceite de cannabis

El debate en torno al cannabis medicinal es una de las discusiones más fervientes en el país y de hecho se ha dado no solo en el marco del gobierno de Alberto Fernández sino en presidencias anteriores, sin poder arribar a ninguna decisión en cuanto al cultivo individual por razones medicinales.

Sin embargo hoy, de acuerdo a lo publicado por La Nación, el Gobierno autorizó el autocultivo controlado de cannabis medicinal y también los aceites y sus derivados podrán ser expedidos en farmacias autorizadas para vender este tipo de productos.

A través del Boletín Oficial, y el decreto 883/2020, se transmitieron los detalles de la ley 27.350: “Resulta impostergable crear un marco reglamentario que permita un acceso oportuno, seguro e inclusivo y protector de quienes requieren utilizar el cannabis como herramienta terapéutica”, explicaron.

Además, se detalló: “Que reglamentar adecuadamente el acceso al cultivo controlado de la planta de cannabis, es garantizar y promover el cuidado integral de la salud, y el acceso gratuito al aceite de cáñamo y demás derivados del cannabis a toda persona que se incorpore al Programa, en las condiciones que se establezcan”.

Una medida controversial

Hace ya varios años, muchas organizaciones civiles que defienden el uso del cannabis como paliativo del dolor o para aminorar los síntomas de una enfermedad, comenzaron con sus actividades y hoy encuentran resguardo no solo en la ley sino en la legitimación de toda la sociedad.

El programa Reprocann (Registro del Programa de Cannabis) registrará a los pacientes que necesiten acceder a través del cultivo controlado a la planta de cannabis y sus derivados, “como tratamiento medicinal, terapéutico y/o paliativo del dolor”, para emitir las correspondientes autorizaciones y permitir su comercialización.

En el documento oficial, decretaron: “Los y las pacientes podrán inscribirse para obtener la autorización de cultivo para sí, a través de un o una familiar, una tercera persona o una organización civil autorizada por la Autoridad de Aplicación. Podrá inscribirse en el Reprocann quien cuente con indicación médica y haya suscripto el consentimiento informado correspondiente, en las condiciones establecidas por el programa”.

Fuente: La Nación